Alternativas médicas

En niños

Elegir Homeopatía para niños es iniciar para él una mejor calidad de vida.

Lo acompaña en sus distintas etapas de crecimiento: Recién nacido, en los cólicos abdominales, infecciones del árbol respiratorio o urinarias, episodios de irritabilidad o llanto sin motivo físico. Más adelante a los bebés que tienen rastornos por la dentición, dolor de oídos. Trastornos de sueño.

Alrededor de los 3 años la intolerancia a la frustración, perder en un juego, cuando no le dan lo que desea, o no puede hacer algo que quiere.

En la etapa de la edad escolar, lo que supone el paso de salir de la casa e ingresar a un grupo social más amplio, como es el jardín y la escuela, donde aparecen rasgos de la personalidad del niño y que le resultan limitantes: inseguridad ante lo desconocido, temos de quedar sin los padres, a que no lo busquen en la escuela. Temor a las agresiones de otros niños. También ayuda a equilibrar al niño agresivo. Los trastornos en el aprendizaje: Atención dispersa, dificultad para memorizar. Gran inseguridad y bloqueo ante situaciones de exámenes.

Llegando ya la adolescencia: Rebeldía acentuada. Aislamiento. Desinterés por el aseo personal. Falta de motivación. Exageraciones del carácter, dificultad en la expresión, en la concreción de proyectos. Inconstancias para las obligaciones.

 

En la Mujer

Como los trastornos menstruales, el embarazo, la menopausia, etc., la Homeopatía al ser una medicina de concepción y acción holística acompaña muy bien a la mujer en sus distintas etapas a través de la vida: En la adolescencia, las que tienen trastornos a partir de la menarca tanto en la irregularidad del ciclo como en los trastornos emocionales que acompañan en ese momento (hipersensibilidad o irritabilidad antes de la menstruación)

El embarazo merece una mención especial, ya que justamente debido a su carácter de atóxica, la homeopatía acompaña y ayuda mucho en esta etapa tan delicada de la mujer. Suele ocurrir que en este período curse una infección urinaria o un resfrío o cualquier otro trastorno, el cual puede ser tratado perfectamente sin perjudicar al bebé. Por otro lado la mamá que toma su medicamento constitucional, favorece a su hijo en su desarrollo intrauterino.
Ya en la proximidad de la fecha de parto se indica un medicamento que contribuye a que el trabajo de parto se realice en forma armoniosa.

En los ancianos

Ayuda a ganar calidad de vida. Se mejora el carácter y proporciona más vitalidad. Al igual que en las otras etapas, contribuye a tratar eficazmente patologías propias de la edad, como ser los problemas reumáticos, osteoporosis, trastornos circulatorios, síndromes vertiginosos, fracturas, trastornos de la memoria, infecciones urinarias, incontinencia, debilidad, etc.